"Y me preguntan porque protesto"

21.10.2019

El amor a veces es muy cruel y no siempre tenemos con quién conversar, con quien desahogarse y tener una conversación sincera. Después de algunos días viendo noticias me iluminé y le hice caso al destituido Subsecretario de Salud Luis Castillo y me fui al consultorio a las cinco de la mañana, y ¡era verdad!, ya que allí me encontré con varias señoras que estando en las largas filas, haciendo reuniones sociales, y pensé: tal vez ellas me podrán ayudar.

Recuerdo muy bien que en una de estas reuniones o filas (como quieran llamarlas) estábamos todos de pie, ya que los clubes eran tantos que ya no entraba un alma más y para hacer el cambio había que esperar hasta las ocho de la mañana que empezaban a atender, y así cambiar los temas.

Pero no me voy a desviar, una de las señoras que estaba ahí, me dice que debo ser más romántico, ser más galante, ¡volver a lo de antes! Conquistando con serenatas y flores. Yo pensé: "no tengo ni un peso para comprar las flores" así que me fui como las siete y media para la casa más triste de cómo llegué.

Al pasar unos días y yo pensando, incluso, en que la perdería para siempre, aparece el Ministro de Hacienda Felipe Larraín, casi como la Rosa de Guadalupe se iluminó y dice en las noticias: "Que las flores este mes bajaron de precio". ¡Esa era la gran solución para mi problema! Pero ahí aparece un nuevo problema, ya que aunque baje el precio de las flores, aún no me queda plata, ya que pasaje del transporte público, está muy caro y se me va mucho dinero sólo en eso.

Convencido, de que tal vez, me quedaría para vistiendo santos, cuando de la nada, casi caído del cielo escucho mientras almorzaba en la radio al ministro Juan Fontein "El que madruga paga menos pasaje" ¡Eureka! Si me levanto más temprano, paso por el consultorio para hablar con las señoras que hacen vida social desde las cinco de la mañana, las saludo, me voy a la pega más temprano así me ahorro unas "Luquitas" en pasaje...!Sí! ¡Es una buena solución!

No es por ser pesimista, pero pensé: ¿Qué le voy a ofrecer a la Yamile? ¡Aún no tengo ni casa! Y recordé lo que dijo el Ministro de la Vivienda Cristián Monckeberg: "Donde la gran mayoría son o somos propietarios, no tenemos mucho más, porque es nuestro patrimonio... La casita, dos departamentos" y pensé: ¡Estoy más mal de lo que yo pensaba! Y con el sólo hecho pensar que ella se irá con alguien mejor, que sí tenga "su casita y dos departamentos"... ¡Me deprimí mucho más!

Desde esa mañana y como todos los días (excluye fin de semana y feriados) me voy al consultorio a hacer un poco de vida social con mis viejitas queridas y como están baratas las flores, les llevo una cada mañana.