Simplemente Amor

27.04.2020

Desearía saber qué es lo que pasa en su cabeza, cada vez que intento descubrirlo, ella siempre cambia el rumbo de la conversación. Cada vez que la miro a los ojos mi corazón palpita mas rápido, creo que me estoy enamorando profundamente, todavía no sé porque, ella ni siquiera me ha dado una chance para pensarlo, me encanta su forma de ser, su forma de andar, de ella me gusta todo, pero todavía no logro que me deje entrar en su corazón, eso me entristece mucho.

A penas la conozco, pero sé que detrás de esa hermosa sonrisa, oculta una pena, quisiera saber que le provoca tanta amargura, quisiera darle tanto y tanto amor, que ojalá se olvide de eso que la aflige tanto.

Cuando por fin me animé a hablarle, es tal y como la veía desde lejos, es una mujer hermosa y no sé como describirlo, pero su sola presencia hace que el mundo tome otros colores, me imagino yo, que eso es lo mas cercano a sentir amor, eso nunca lo viví. Hubiese dado todo lo que tengo y sobre todo hubiese hecho hasta lo imposible porque ese momento se dura mas tiempo, pero no, la barrera del idioma se interpuso entre ella y yo. No estaba en mis planes enamorarme tan lejos de mi tierra y sobre todo de una mujer como ella, pero su rostro lo tengo grabado en mi retina y su dulce voz en mis oídos, aunque no siempre entiendo todo lo que me dice, pero seguro es algo maravilloso.

Aquella noche no logré pegar un ojo, revivía una y otra vez esos maravillosos 15 minutos que estuve con ella, cada vez que volvía ese momento a mi mente pensaba ¿y si la hubiera invitado a salir? O si simplemente le hubiese ofrecido llevarla a casa, no sé.

Ya han pasado casi un mes desde que nos conocimos, y a pesar de que habla mucho y muy rápido, me divierto a montones escuchar sus historias, creo que podría pasar toda mi vida escuchándola o bueno por lo menos intentándolo. Somos tan distintos, ella es muy liberal, espontanea y divertida, en cambio yo soy muy callado, introvertido, ser de distintos países, en realidad de distintos continentes y culturas, pero el amor es más fuerte, no conoce de idiomas, fronteras, el amor es simplemente amor.

Después de tanto pensarlo y meditarlo, esta noche me voy a dar las fuerzas para declararle mi amor, ella todavía no lo sabe, pero no quiero una vida sin su compañía, y si Allah me lo permite quiero llevarla a recorrer el mundo y sobre todo a mi amado Marruecos.