Mi Amigo Titín

07.01.2020

Titín, así se llama mi perrito, el es de peluche, somos los más grandes amigos en todo el mundo, también compañeros de aventuras y de juegos. El tiene los ojos grandes y brillantes, orejas largas, tan largas que casi pueden tocar el suelo, una nariz muy alargada y mágica. Cada vez que yo tenía pena o lloraba cuando niño, juntábamos la nariz y en la pancita de Titín se encendía una luz que me hacía sentir mejor, siempre fuimos amigos inseparables.

Mamá todos los días me llevaba al jardín, yo lo extrañaba mucho cuando no estaba junto a él, porque no tenía ningún amiguito con quien jugar y solo Titín era mi compañía hasta ese momento. Un día se me ocurrió una gran idea, le pedí permiso a mi mamá para llevar a Titín al jardín, para no sentirme tan solo, mamá primero me dijo que no, pero al verme tan triste, me dio un besito en la frente y me dijo que si podía llevarlo, me sentí muy muy feliz.

Ese día fue el día más feliz de toda mí vida, cuando lo saqué de mi mochila todos querían tomarlo, todos querían ser mi mejor amigo, eso fue gracias a Titín, el me ayudo a que nunca más me sintiera solo cuando saliera de casa.

Desde ese día y para siempre tuve muchos amigos para jugar, pero ¿les puedo contar un secreto? Ahora que ya soy adulto aún conservo a mi gran amigo de toda la vida, todavía junto la nariz con mi amigo Titín cuando una tengo pena.