Historias de Bar 3

10.06.2019

¡Creo que ya lo he escuchado todo! ¡Esta es la historia más increíble que he escuchado en mi barra! ¡No puede creer, que le pueda pasar esto, a un solo hombre en la tierra!

Anoche llegó Joaquín. Un tipo de 46 años, alto de al menos un metro ochenta de altura, muy atlético y bien cuidado.

El tipo estaba muy triste y pensativo. Yo como siempre, lo atendí con mucha cortesía y con una gran sonrisa y le pregunto qué va a pedir y me responde:

  • Un whisky de 12 años doble sin hielo.
  • ¡Uyyyy! ¡Amigo! ¿Algo que olvidar?
  • Siempre un whisky hace olvidar. Por lo menos un rato, las cagadas que nos pegamos.

Yo le serví lo que me pidió y como es miércoles me puse a hablar con él. Por lo general, los días de semana siempre se escuchan buenas historias y le pregunto:

  • ¿Alguna mujer?
  • Ojala fuera una... ¡Son dos!
  • ¡Xuuuuu! ¡Eso es más grave!
  • ¡Lo peor de todo! ¡Es que son madre e hija!

Desde ese mismo momento ya tiene toda mi atención. Pienso esta historia va a ser mejor que la teleserie turca.

Joaquín me comienza a contar que lleva nueve meses saliendo una mujer. Su nombre es Gloria de 47 años. Ella es una mujer muy atractiva, la conoció en el gimnasio al que asisten y han tenido una relación muy fogosa e intensa, pero sin compromisos, ya que ella hace muy poco que está divorciada. Según lo que me cuenta Joaquín, ella, quiere probar y vivir la vida sin ataduras al menos por el momento.

Ellos se veían algunas veces a la semana siempre en el departamento de él. Joaquín nunca quiso ir a visitarla a su casa, ya que entendía que eso sería formalizar de cierta manera la relación, además ella tiene dos hijos, que por el momento no era conveniente conocer.

Así han disfrutado del sexo en todo este tiempo. Pero todo cambió ayer, cuando lo llama Gloria y le dice que no se podrían juntar porque debía ir a buscar a su hija que iba a salir, por lo que decidió aceptar la invitación de sus compañeros de oficina e ir a tomarse un trago después del trabajo.

Entre los compañeros de su oficina, estaba Florencia, una alumna en práctica de 23 años. Estaban todos compartiendo de una conversación muy entretenida cuando él se excusó de todos y se fue al baño. Estando en el baño, siente que se abre la puerta, miró y no lo podía creer ¡era Florencia! y con mucha incomodidad y le dijo:

  • El baño de mujeres es el de al lado.
  • ¡Lo sé!
  • ¿Entonces?

Ella trabo la puerta y sin mediar palabras, lo agarró y tuvieron una sesión de sexo ¡ahí mismo! ¡En el baño del bar! ¡Todo muy caliente y erótico!

Cuando salieron del baño se sentaron nuevamente en la mesa. Trataron de disimular para que nadie se diera cuenta de todo ocurrido...ahí a metros de la mesa donde estaban sus compañeros de trabajo. Al pasar un rato, Florencia indica que se debe retirar, ya que su madre la estaba esperando afuera en el auto.

Al mirar por la ventana, Joaquín quedó perplejo ¡no lo podía creer! ¡Era Gloria! quien esperaba a Florencia afuera. Joaquín tenía la esperanza de que Florencia no se subiera a ese auto, pero sí, se subió. ¡Gloria era la mamá de Florencia!

Hoy en la mañana lo despierta un Whatsapp de Gloria que dice que está muy caliente y que quiere verlo a la hora de almuerzo.

A esa altura yo estaba muy entusiasmado con la historia de Joaquín. Me parecía entre novela mexicana y venezolana y me sigue contando.

Se encontraron en el departamento de Joaquín, tuvieron un rapidito ya que la hora de colación no alcanza para más. Él se metió a la ducha y se fue a trabajar.

Cuando llegó a la oficina, todo muy normal hasta la hora de salida. Se quedó un poco más tarde ya que debía entregar un informe para la reunión de Gerencia, que sería temprano al día siguiente.

Estaba concentrado en el trabajo ya sabiendo que todos se habían ido de la oficina, cuando entra Florencia y le dice:

  • ¡Hola campeón! ¡Hoy vengo por más!

El trato de resistirse, pero la calentura fue más grande y terminó por hacerlo en el escritorio de su oficina.

Y yo le pregunto a Joaquín:

  • ¿Dónde está el problema?
  • El problema es que Gloria me mandó un mensaje, me está invitando a cenar mañana a su casa con sus hijos. Les contó que tiene novio y cree que ya es tiempo de que lo conozcan. ¡Quiere presentarle a su novio formalmente!