Evento Anual de la Verdura

20.05.2019

El otro día me llegó una notificación de un "evento cerca de ti" en mi Facebook. Entré a la publicación y algo me llamó poderosamente la atención, era la fiesta anual de la verdura. El limón invitaba.

Lo primero que pensé es que sería una muestra agropecuaria de la zona, pero al llegar al evento me sorprendí mucho más, la fiesta en realidad era de las verduras.

La primera en llegar fue la papa. Llegó llena de tierra y sin lavarse la cara, eso lo encontré un poco descortés, ya que el evento decía que debía ser de gala. El limón quien es el organizador sólo con verla puso una muy mala cara, una cara ácida.

Por la alfombra roja del evento llegó muy elegante la lechuga. Fresca y radiante con un ancho vestido de gala, venía del brazo de tomate, que estaba colorado por la vergüenza. Era la primera vez que estaba en una alfombra roja y sentía que no estaba en el lugar correcto, porque él es una fruta, pero pasó muy digno y disimulando.

Todos se pusieron muy tristes cuando llegó la cebolla con el ajo. Todos se pudieron a llorar de inmediato, incluso los fotógrafos y la prensa, ese fue un momento bajo del evento. El limón pensó que se había equivocado en invitarlos, pero al final igual son verduras así que no podía hacer nada.

Después de la comida comenzó el baile. Todos estaban muy animados. La zanahoria que tenía un extravagante moño verde y estaba bailando muy cerca de la betarraga. Ellas son muy amigas, de hecho llegaron juntas. Pero yo creo que deben ser lesbianas, porque la betarraga, dejo una marca morada en la parte trasera de la zanahoria.

El limón parece que no le gustó mucho el evento porque siempre estuvo respondiendo muy ácido, pensaba que sería mejor que el evento de las frutas. Otra cosa fue la palta, no quiso bailar con nadie, es más llegó sola al evento. Se quedó sentada en la barra toda la noche. Yo creo que tenía vergüenza ya que tenía mucha celulitis en las piernas, se le notaba que las tenía muy blandas.

El pepino que es muy mal genio, siempre hay que tratarlo con cuidado o se amarga y eso al repollo no le gusta nada, porque dice que lo oxida.

Los más prendidos fueron los porotos verdes. Siempre andan juntos para todas partes y son muy buenos para bailar, podrían animar cualquier fiesta. Se dice que para el funeral del pimentón hasta hicieron un show de baile.

La berenjena parecía estar muy animada, pero nadie la sacó a bailar. Ella siempre ha estado enamorada el apio, según cuenta el perejil, pero él no le dio ni bola, ya que lo único que quería era ser acompañado por la palta.

En un momento de la fiesta al cilantro se le ocurrió hacer el trencito, estaba la papa, la zanahoria, las arvejas, el apio, la cebolla y el ajo, a mí más que el trencito, parecía más una ensalada rusa.

La fiesta estuvo muy buena, hasta que la coliflor se emborrachó. Armó un escándalo de desmadre incluso terminó dándose trompadas con el brócoli, porque no se ponían de acuerdo si eran hermanos o primos, al final nadie entendió nada.

Cuando ya eran las cinco de la mañana, el limón que esperaba otra cosa del evento, decidió dar por terminada la celebración. Con esa cara ácida que tenía, nadie se atrevió a decirle que no.

Ojala el próximo año realicen nuevamente el evento y espero que el zapallo cumpla con la promesa de enseñarme a hablar en Italiano.