Entre e interprete como quiera.

02.10.2020

Hoy a pocas semanas del primer plebiscito que me va a tocar votar, hay dos palabras, una es apruebo y la otra es rechazo. Lo más triste para mí, es que, en ninguna de estas dos simples, pero decidoras palabras, representan mi sentir y mi visión del futuro que me gustaría vivir. Como un dejavú, vuelven a mi mente miles de documentales que he visto y libros de historia que he leído, donde siempre hemos de escoger un bando, pero mi pregunta es ¿qué hago ahora si ninguna me representa? No sé si cambiar todo es la solución a todos nuestros problemas de desigualdad, pero no es menos cierto que la avaricia de algunos es hambre de otros. Por otra parte, están los esforzados trabajadores, que día a día en lo ancho y largo de mi amado país se parten el lomo haciendo patria, para que otros que dicen ser la voz del pueblo, con el discurso de igualdades, sentados desde sus cómodos asientos y finos bufé del congreso, nos hagan creer que nos defienden, cuando nos han dado la espalda muchas veces, haciendo pactos en cuatro paredes que no hacen más que postergar sueños y esperanzas.

Veo con preocupación que todo se reduce en un apruebo o rechazo, que para mí hoy no es más que sinónimos de "te golpeo" y "yo devuelvo", a mí me gustaría escuchar mucho más seguido "te ayudo" y "te felicito" ya que tanto les gusta las opciones binarias, o "discúlpame" y "te perdono".

Este plebiscito está sacando lo peor de nosotros, dividiendo y alejándonos más que antes, hay tantas causas que siempre nos han unidos, hemos pasado por muchas catástrofes, hoy mismo una pandemia, hace 10 años un terremoto y tantas más antes y después de esos eventos, pero aún no podemos conversar sobre algo tan básico y como es la reforma a las pensiones, lleva 15 años en el congreso y aún no se ponen de acuerdo, uno por no torcer la mano ante el oponente y el otro por no mostrar debilidad, y se siguen postergando a miles de compatriotas, hermanos, vecinos, amigos, desconocidos, en fin a todos a vivir en miseria.

Después de esto, lo invito a que interprete como quiera, tiene total y plena libertad de hacerlo, pero no me pude quedar callado y les envío un mensaje que ningún personaje de los partidos políticos, de gobierno y capaz que ni a mi mamá le llegue, decir: "a mí no me representan"